Nuestra Historia

Historia

Colonización de Llanquihue

Chile recientemente se había independizado, producto de eso se inician expediciones hacia el sur, en busca de nuevos terrenos para la llegada de los inmigrantes.En un principio los terrenos en el sur de chile eran una gran selva, no había espacio donde el hombre civilizado pudiera asentar pie.Bernardo E. Philippi fue el encargado de ir en busca de los emigrantes europeos para el proceso de colonización en Chile.El llamado a los inmigrantes tenía como fin aumentar y ocupar pronto los terrenos vacíos en el sur de Chile, con el gran objeto de aumentar la población, nuestra riqueza y nuestro bienestar. Además, quienes llegasen al país, debían venir con el ánimo de avecindarse en él y ejercer alguna industria útil.

La ley de colonización del 18 de noviembre de 1845 pretendía recibir y hospedar a los inmigrantes para desarrollar vida y progreso en el lugar.Vicente Pérez Rosales, asumió el rol de agente colonizador, quien llevaría a la práctica esta importante tarea, siguiendo las instrucciones del ministro de Estado, don Antonio Varas.

Encabezados por Carlos Andwandter, los primeros grupos de colonos llegaron a Valdivia. Los precios de la tierra experimentaron una fuerte alza, lo que hizo que Pérez Rosales tomara la decisión de dirigirse rápidamente a Osorno, para luego continuar en Llanquihue.

El lugar simplemente les impactó por su belleza y abundancia de recursos. El resto de los colonos fueron desembarcados en Melipulli, que en 1861 pasaría a llamarse Puerto Montt.

Orígenes de Frutillar

El intendente de Chiloé se trasladó a Puerto Varas para cumplir su cometido de radicar a los colonos en “El Frutillar”.

El ingeniero José Decher ubicó un lugar para la construcción de una casa que sirviera de alojamiento a los colonos mientras concluyeran la construcción de sus habitaciones en sus respectivas hijuelas.El establecimiento de las familias alemanas en “El Frutillar” se realizó a través de las siguientes etapas:

  1. Medición de las hijuelas.

  2. Designación de las hijuelas.

  3. Entrega de las hijuelas a cada asignatario.

El establecimiento de los colonos no se efectuó mediante un acto de fundación oficial, sino que registró el carácter de ocupación sucesiva de las hijuelas.

A comienzos del siglo XX, y gracias a la construcción de la red de Ferrocarriles del Estado, llega el Poblamiento de Frutillar Alto, que floreció alrededor de la estación, que permitió una mejor comunicación con el resto del país, olvidando el aislamiento que existía hasta entonces.

Fuente: http://tallerinvestigacion.wixsite.com/frutillar/ocupaci-n-de-frutillar

Zona Típica

Nos ubicamos en la zona típica de frutillar, Zona Típica de Frutillar, como del único Monumento Histórico de la comuna, declarados por el Consejo de Monumentos Nacionales el año 2012, y ratificado y oficializado durante el mes de Julio 2013.

A contar de esta fecha, Frutillar Bajo está protegido por la Ley 17.288 de Monumentos Nacionales, y de acuerdo con la Ley General de Urbanismo y Construcciones, es obligación del Municipio y la Dirección de Obras, ante la presentación de cualquier proyecto de edificación, solicitar la aprobación previa del Consejo de Monumentos Nacionales.

Fuente: http://zonatipicafrutillar.blogspot.cl/search/label/ANTECEDENTES%20T%C3%89CNICOS

Polígono Zona Típica

Casa Phillipi 989 – Nuestra Hostería

* Casa Phillipi 989 es un inmueble de valor ambiental. Su arquitectura corresponde a un inmueble de características que se adscriben claramente a la tipología de cuarta generación, con una cubierta de dos aguas, cumbrera dispuesta paralela a la calle, faldones quebrados, y mirador central, a una agua

* Datos otorgados por estudio de arquitectura Puerto Varas – www.arquitecturapuertovaras.cl

Hostería el Arroyo fue construido en 1891 por la familia Hornig. Dispone de una ubicación privilegiada en la zona histórica de Frutillar. Localizada a pasos del Teatro del Lago, cuenta con una maravillosa vista al lago Llanquihue y Volcán Osorno.

En 2007, la familia Gracia, descendientes de colonos españoles, de la ciudad de Zaragoza, Aragon, adquirió la casa y ha sido restaurada y remodelada con comodidades modernas conservando sus nobles maderas, manteniendo el romance de una casa colonial típica Alemana.